domingo, 13 de enero de 2013

Etiquetas para un Ogro, Leire Brenan


ETIQUETAS PARA UN OGRO
Leire Brenan


Odiaba las comparaciones. Que si tú eres comeniños, que si tú chupacabras, que si… 
Era un ogro, ¡joder! ¿Acaso importaba a quién se merendara?




7 comentarios:

  1. Jaja, eso, leche, a ver si un ogro no va a poder comerse a quien él quiera.

    Muy bueno...

    ResponderEliminar
  2. Uyyy qué miedo!!! Y se ha comido a muchos que está gordito
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es una incógnita a quién llevará en su tripita...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Los ogros de mi infancia tenían manos grandotas, este no me hubiera dado ningún miedo.
    Buen micro.
    Enhorabuena a ambos.

    ResponderEliminar
  6. ¡A ver si así se enteran todos! Aunque este ogro parece muy buena gente.

    Besitos a los dos

    ResponderEliminar
  7. El estómago agradecido de los ogros es su arma más poderosa; la de Juanlu es su imaginación.

    Besos a repartir.

    ResponderEliminar