sábado, 20 de abril de 2013

La piel de las piedras. Pedro Peinado y sus gigantes


LA PIEL DE LAS PIEDRAS
Pedro Peinado Galisteo

      Cuando un gigante se convierte en piedra le damos nombre a las colinas. Construimos sobre lo que fueron sus hombros, trazamos carreteras sorteando obstáculos alrededor de lo que fuera su cintura.

Cuando los gigantes viejos llegan hasta las colinas no se encuentran un paisaje frío y deprimente como el de nuestros cementerios sino un espectáculo verdecido de pueblos y jardines, de mujeres regalándose manos entre las manos.

Por eso como si pensaran el futuro, los gigantes se mueren un poco menos cuando se mueren.

4 comentarios:

  1. Me gustan un montón vuestros gigantes, Juanlu.

    Un aplauso para tí y otro para Don Pedro.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  2. Sois gigantasticos!!!

    Besos desde el aire a ambos dos

    ResponderEliminar
  3. Un relato genial y un dibujo esplendido. Un bonito equipo!!!

    Besos :)

    ResponderEliminar