sábado, 27 de abril de 2013

Sin llaves. Pedro Peinado


SIN LLAVES
Pedro Peinado

El gigante afloja la tierra alrededor y extrae la casa desclavando cimientos como arranca el dentista una pieza molar, marchándose con ella a cuestas sin atender, en su carne, al filo irregular de las piedras. Camina el mundo hasta que la vuelve a emplazar en tierras que satisfacen a su inquilina: al borde de una cumbre frente al paisaje holandés o en medio de un bosque de fragancias. Y se enrosca para descansar pegadito a las paredes encaladas. Arrimándose por si algún calor alguna vez le aliviara de tanta noche afuera.


2 comentarios:

  1. Maravillosos los gigantes de Pedro. Cuánta ternura inspiran. Dan ganas de trepar hasta sus caras y decirles al oído que todo irá bien.
    Y hermosas tus acuarela Juanlu, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué final tan preciosísimo. Qué bien captas su magia, Juanlu.

    Dos abrazos.

    ResponderEliminar