miércoles, 22 de mayo de 2013

Clase práctica


CLASE PRÁCTICA
Rosana Alonso

Desde  Primaria aprendían a hacer el muerto. Cerraban los ojos cuando se lo ordenaba la maestra y permanecían quietos durante una o dos horas.  Dejaban que sus miembros adquirieran esa frialdad rígida para adentrarse  en la no existencia. Aunque oían los ruidos del exterior, los  lloros fingidos de la profesora o  la voz de  sus madres pronunciando sus nombres,  vencían  el deseo de abrazarlas y de salir a jugar al patio.  Después, cuando la clase terminaba, respiraban con fuerza, el aire dentro y fuera como un fuelle y los ojos asombrados. Hasta que cayó la bomba y llegó el silencio.

23 comentarios:

  1. Plas, plas, plas... Grandes ambos dos.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Jo, qué pedazo de relato, brutal. Y el dibujo lo acompaña, con esa sencillez y tanta expresividad.
    Cuánto en tan poco.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El relato es una pasada, duele en lo más hondo.

      Un besazo!

      Eliminar
  3. Impresionante. Felicidades a los dos.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. ...y muda se queda una cuando termina de leerlo,
    ...y dibujar esto, dará palo, no?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dibujar esto es un reto de los que gustan :)

      Un besazo!

      Eliminar
  5. Tremendo el relato de Rosana y terrible tu dibu, maestro. Me gustan las formas, me escuece el fondo.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  6. Perfecto tándem. Inquietante.
    Besos a "ambos dos"

    ResponderEliminar
  7. Gracias Juanlu. Cuando pensaba en un micro para ser dibujado Clase práctica fue el elegido, y ha resultado una combinación excepcional. Has eludido el efectismo, lo tremebundo y el efecto mueve y remueve.
    Lo escribí pensando en esos países donde lo normal son los bombardeos, el estado de sitio. Imaginé que hubiera una asignatura teórica sobre modo de morir e imaginé la clase práctica claro.

    Un abrazo Juanlu

    Rosana

    ResponderEliminar
  8. Casan perfectamente. No te has ido al efectismo, ni a lo tremebundo. Y esa combinación remueve y mueve.

    Pensé que este micro casaría con un dibujo tuyo y acerté. Se me ocurrió al pensar en los países donde los bombardeos, el estado de sitio, los "daños colaterales" son lo cotidiano.

    Imaginé una clase teórica sobre la muerte y sus ritos y luego claro la clase práctica.

    Un abrazo Juanlu

    Rosana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaste y escribiste de manera impresionante, el micro duele por toda la realidad que contiene.

      Un besazo!

      Eliminar
  9. Cuando dos creadores de vuestra talla se juntan solo puede ocurrir eso, una explosión de admiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando un maestro te dice cosas así uno se sonroja, así que haga usted el "farol" de moderar sus comentarios!!!

      un abrazo!!!

      Eliminar
  10. Qué buena combinación de letras y colores!!. :) Estupendos los dos.

    Hay clases teóricas que debieran estar en todas las escuelas, y la de la muerte,creo que es asignatura pendiente en nuestro mundo occidental. Las guerras no debieran tener clases teóricas porque no debieran de existir ¡qué tristeza!.

    Rossana, Juanlu, esto de la teoría y la práctica, me ha recordado una clase teórica que recibió mi chaval hace pocos días: "Evacuación del colegio caso de incendio". Las casualidades de la vida han hecho que la clase "práctica" sucediera el mismo ¡viernes por la tarde!, día 17. Como viajamos a Madrid esa tarde, el niño, afortunadamente, no asistió al colegio. No ha habido daños humanos, pero sí materiales.

    Y lo peor es lo siguiente:

    mi chaval : -Mamá, nadie se dio cuenta de que falté a clase, porque el incendio se produjo nada más llegar al aula. ¿Y sabes?, creo que nadie se quedó "el último para cerrar las ventanas y las puertas".

    yo: -Bueno, cariño, es que en un caso así... no vas a entretenerte en cerrar y ordenar cosas...

    él:- Ya mamá. Pero es que yo soy el encargado de hacerlo. Soy el último en salir y me han asignado cerrar las puertas y las ventanas. Dijo la profesora que era el más responsable para hacerlo.

    yo:- Ejem....cielo... ¿el último? ... no será la profesora ...¿la última?

    él: - No mamá, ella es la primera, para que los primeros, no corran y estén más tranquilos...

    Bien, ¿qué os parece? ¿alguien me puede pasar algún protocolo TEORICO de evacuación de un colegio y explicarme por qué un niño de 10 años es el encargado de cerrar las ventanas y las puertas.... (Es que mi chaval es demasiado responsable y aún con las llamas en el culo, se hubiese quedado para cumplir con su cometido...)

    Bueno, siento desahogarme aquí, ha sido el texto de Rosana el que me ha devuelto la escena del lunes a mi cabeza. Besos múltiples para Juanlu, Rosana y resto de tropa que veo hoy por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En condición de maestro escuela te diré que el protocolo de mi centro dice que un niño-a estará encargado de cerrar las ventanas, pero que es el profesor-a el último en salir, para comprobar que ningún niño-a queda dentro a merced de las llamas y/o el humo :)

      Eliminar
  11. Al revés Laura, me parece curioso que justamente ocurriera eso el viernes en el colegio de tu niño.

    Y creo que la profesora a hecho una interpretación sui generis del protocolo.
    Yo también reo que ciertos temas de la vida (igual que se trata el sexo o el nacimiento) como por ejemplo la muerte, se deberían enseñar, emocionalmente hablando, en las aulas como parte de la vida. Sobre todo quitarle ese velo terrorífico y de tabú.

    Besos


    Perdona Juanlu que me dupliqué, la primera vez creí que se había borrado el mensaje.

    ResponderEliminar
  12. Es genial ver cómo la pureza de las palabras y el texto se amoldan. Enhorabuena a los dos!

    ResponderEliminar