lunes, 13 de mayo de 2013

El Sobre, micro ecologista!


EL SOBRE
Cabopá

Había plantado árboles en el jardín que rodeaba la gran mole de edificios donde vivía. Ella junto con todos los niños y sus padres habían solicitado árboles a la Junta Municipal. Los arboles crecieron a la par que ellos. Un día, como un juego escribieron sobre un azulejo sus nombres y lo enterraron junto a las raíces. Cada uno sabía cuál era el suyo. Los cuidaban, regaban y mimaban jugando a su alrededor sin dañarlos. Embelesados seguían el desarrollo de aquellos seres vivos del mundo vegetal, como si se tratara de algo extraordinario. Estaban orgullosos de su proeza contemplando el milagro del entorno. Esto ocurrió hace ya bastantes años.
            Cuando hoy Marina, se dirigió al mostrador de la oficina de Correos para enviar un libro a una amiga, pidió un sobre verde. “Con la compra de estos sobres estás salvando árboles” Lee en la solapa. Son caros los sobres, pero no se lo pensó dos veces. Mientras esperaba su turno observando el indicador de letras rojas fosforescentes con sonido metálico que rompe el silencio del patio de operaciones de la oficina, recordó aquellos árboles que se quedaron en el jardín de la casa de su infancia. Algún día volverá a ver cómo han crecido se dijo- para sí. Porque su apego por la tierra y el medio ambiente, no se quedó solo en aquel acontecimiento que pudo parecer un juego de niños.

Pasar por casa de Luisa Hurtado y podréis ver muchos micros ecologistas


6 comentarios:

  1. Estupendo equipo Juanlu y Cabopá. Todo un lujo.

    ResponderEliminar
  2. Que bonita labor estais haciendo Luisa y tú, enhorabuena y tambén a Capobá porque el micreo es muy bonito. Felicidades a los tres.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Queda de maravilla, Jualu le va muy bien a las pequeñas letras de esta que lo escribe...¡Cómo me gusta estar por aquí con un loco que dibuja estupendamente y por allí con una amiga que promueve acciones verdes con arte y estilo...

    Besicos, muchos para ti y para todos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esa niña de pelo verde, como las hojas, que comparte su corazón con el árbol. Una forma simbólica de mostrar el amor por la naturaleza de la que habla el relato.

    Un abrazo, Juanlu.
    Amparo

    ResponderEliminar
  5. Muy buenos, texto e ilustración. Enhorabuena a los dos!

    ResponderEliminar