jueves, 20 de junio de 2013

Solos,solo, so, lo, s, o, l...


8 comentarios:

  1. Tan cerca y tan lejos uno de otros, muchos mundos en uno solo.
    Abrazos y buen Lunes.-

    ResponderEliminar
  2. Pues si, mi gremio vive mucho así, aislado, cada uno por su cuenta, parado, relajado, muerto...la pena es que no se cómo vamos a transmitir a nuestros alumnos-as que hay que implicarse, protestar por lo que es justo, luchar por lo que debe ser...

    Un abrazo lunero!

    ResponderEliminar
  3. Sólo hay que estirar las manos...
    Me encantan tus árboles habitados...:)

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gustan, aunque algunos encierran ciertas tristezas.

      Besos!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho este dibujo. Me dice muchas cosas.

    Te dejo aquí otro micro inspirado en él, a ver que te parece.

    "En la manzana se abrió un pequeñísimo orificio por el que asomó la cabecita blanda de María. Sus ojos vieron a lo lejos otra esponjosa melenita asomar. La manzana de enfrente era de Pilar. Sacó un instante su bolso nuevo de piel de cocodrilo, pero su blandísima mano temió la seca y dura luz y volvió a refugiarse en su sabrosa pulpa con aire acondicionado.
    La manzana de Roberto casi se cae al suelo cuando un pájaro la picoteó. Pero enganchó su piolet a la roja piel estrellada y se salvó, pudiendo volver a sus excavaciones. En sus ojos sorprendidos se reflejó un instante la soledad de enfrente. Era la de Miguel. Nunca podía adivinarse la expresión de su mirada tras sus gigantescas gafas oscuras; pero se sabía que moraba en una manzana escuálida, casi en las pepitas, y que su tristeza era la que iba devorando su hogar. Más allá, Susana suspiraba por ser cantante mientras miraba con sueño de lavadora intermitente el televisor.
    Todos intuían que un día caerían al suelo, y se derrumbarían sus mundos de carne aromática y cerrada. Todos sabían del corazón rojo que los inmovilizaba y separaba. Hasta que alguien, con insistentes hilos de colores en la frente, salió de su túnel de azúcar y exploró el magnífico manzano. Descubrió que eran millones los que allí moraban, en sus burbujas podridas y a punto de caer. Gritó y gritó para que le siguieran hacia el camino de las copas iluminadas.
    Pero todos prefirieron seguir viendo el sol ocultarse desde sus orificios, que confiar en el brillo de una luna nueva. Y cada cuál se sumergió de nuevo en su lecho mortal."

    Volarela (www.volarela.blogspot.com)

    Besos y mucho éxito con el siguiente número de la revista.

    ResponderEliminar

  6. Cada uno es un micromundo.
    El árbol da vida por su directa conexión a la tierra, aferrando sus raíces, así que me ha gustado muy mucho.
    Me pido la burbuja con mejores vistas al firmamento.

    Besicos!

    ResponderEliminar
  7. Como cada uno de nosotros, ¡que bien lo has hecho!!
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar