martes, 17 de febrero de 2015

Zambullirse con los ojos bien abiertos. NiñoCactus



ZAMBULLIRSE CON LOS OJOS BIEN ABIERTOS
Niño Cactus

            Jaime tenía miedo al agua. Incluso cuando bebía, lo hacía a sorbitos, para así evitar ahogarse. Tal era su pavor que ni siquiera se atrevía a sollozar. Si se ponía triste, se le encogía el corazón, pero no derramaba ni una sola lágrima porque no sabía cuánto llanto podía caber en sus ojos: ¿un charco?, ¿un río?, ¿un mar?...
            Debido a eso, todos se extrañaron el día en que Jaime pidió de regalo un traje de baño.
            –También te hará falta un flotador, o unos manguitos –le dijeron sus padres.
            –No ­–siguió tranquilamente el muchacho­–, solo necesito un par de alas.

_____________________________
Os dejo este micro y dibujo de hace un tiempo, lo retomo aprovechando el magnifico libro ilustrado que Alberto NiñoCactus tiene ya desde hace unos meses en las librerías, muy muy recomendable.


"El secreto de Sofía"


7 comentarios:

  1. Original idea para un relato. No sé como una madre pudo abrazar a un hijo cactus (!). El dibujo me ha fascinado, tienes una forma de dibujar el agua que me subyuga.

    ResponderEliminar

  2. Precioso cuento y la ilustración es genial !!
    Feliz lunes :)

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el micro, mucho y me parece genial el dibu, Juanlu. Gran trabajo.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Un micro con mucha ternura, como solo la escribe Niño Cactus y un dibu a la altura como sólo lo pintas tú juanlu.
    Besos admirados desde el aire

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Juanlu.
    Siempre es un placer colaborar contigo. Así da gusto zambullirse en la vida.
    Sonrisas y alas

    ResponderEliminar
  6. Geniales, cuento y dibujo. Enhorabuena a los dos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Jo! Qué bonito, el micro, el dibujo, hay ¡tanta ternura en los dos!

    Besitos para ambos

    ResponderEliminar